LO QUE ERA Y EN LO QUE SE HA CONVERTIDO LA SANTA FAZ

Santa-Faz

La tradición de la Santa Faz, celebrada año tras año, tan conocida nacionalmente a la que cada vez asisten más y más personas, está perdiendo toda su esencia original. Más de la mitad de las personas que asisten no lo hacen por devoción ninguna, y ni siquiera conocen el motivo de la celebración.

Es cierto que nosotros tampoco la hacemos por devoción, pero resulta interesante ver la conversión de esta tradición con el paso de los años, donde antes el objetivo era hacer una promesa a Dios y hoy en día consiste en emborracharse hasta no poder más.

El origen de esta tradición se remonta a la crucifixión de Jesucristo, ya que, según cuenta la leyenda, Verónica le limpió la cara con un lienzo mientras éste realizaba su duro camino, en el que quedó su cara marcada con gotas de sangre.

Posteriormente, en 1489 tuvo lugar el primer milagro de la mano de este lienzo, al que le siguieron múltiples más que ocasionaron un gran revuelo. El lienzo se guardó en Santa Faz, lo que llevó a que cada año se congregarán allí una gran cantidad de peregrinos, quienes sentían una gran devoción.

Aún así, prácticamente todos los principios de esta celebración se han perdido o se han modificado notablemente, y nos gustaría compartir con vosotros estos cambios que para muchos es una deshonra hacia el cristianismo.

Tradiciónes de la Santa Faz

  1. SATURACIÓN DE PERSONAS
    Cada año congrega a más y más personas, lo que lleva a que el camino de la romería sea más agotador de lo habitual a la par que agobiante (si sumamos que la mayoría de los asistentes van ebrios y son un continuo incordio).
  2. DE VISITAR TODOS LOS PUESTOS Y ENTRAR A LA IGLESIA A IR DIRECTAMENTE A LA PLAYA SIN PASAR POR LA SANTA FAZ
    Hace años lo habitual era realizar la romería, al finalizarla entrar a la Iglesia y escuchar la misa, y por último visitar los numerosos puestos que la rodean, paseando tranquilamente y haciendo un picnic sencillo con la familia o entre amigos. Hoy en día el proceso ha variado ligeramente. La romería la siguen realizando muchas personas, pero más de la mitad de ellas jamás llegan a Santa Faz, especialmente los jóvenes que van directamente a la playa.
  3. DE IR DE ESTRENO, ELEGANTEMENTE VESTIDO, A IR DE CHÁNDAL
    Hoy en día ir arreglado a la Santa Faz nos parece completamente ridículo, cuando antes solía ser un día de estreno, al que los asistentes querían ir impecables. Es un detalle que con el tiempo se ha perdido, es más, si alguien va arreglado la gente le mira como si fuera un bicho raro, pues no es común, no encaja entre la multitud. Es más corriente ver niñas enseñando el culo, niños marcando brazos y abdominales, e incluso gente con su número de teléfono o cuenta de Instagram escrito por su cuerpo. Moda absurda que no compartimos, pero ya se darán cuenta del ridículo que hacen.
  4. DE MÚSICA EN DIRECTO A GRANDES ALTAVOCES
    Antes resultaba muy común ver a distintos grupos de gente tocando instrumentos y cantando, una costumbre que nos parece realmente bonita y es una pena que se haya perdido. Actualmente lo normal es ver constantemente grandes altavoces, ya sea introducidos dentro de carros o a lo largo de la romería, lo que sí, da un puntito de ambiente, pero a la vez llega a agobiar.
  5. DEL RESPETO AL DESPRECIO
    Estamos de acuerdo en que todo el mundo tiene derecho a realizar la romería y asistir a la Santa Faz, ya sea por diversión o devoción. Nosotros la hacemos por diversión, como muchas personas más, pero esto no implica que no respetemos a aquellas personas que si lo hacen por devoción. Ante todo hay que respetar las creencias de los demás si queremos que ellos también nos respeten. Podemos pasarlo bien sin dejar todo por medio, que está muy bien decir “que lo recoja los barrenderos que para eso les pagan”, pero si la mayoría de la sociedad no fuese tan sumamente guarra estas personas trabajadoras no tendrían porque pegarse una señora paliza al día siguiente. Que les paguen no significa que haya que aprovecharse de ellos.

Estos solo son 5 ejemplos de lo mucho que ha cambiado la tradición de la Santa Faz. Algunos aspectos se han mejorado pero muchos otros han empeorado considerablemente, y esto es lo que ante todo se debe evitar. Lo más importante es el respeto.

Esta tradición es de origen católico, por lo que debemos respetar esas creencias aunque no las compartamos (el caso de Cristina). Todos tenemos derecho a disfrutarla a nuestra manera, a divertirnos, pero siempre teniendo un poco en consideración a los demás. Si pensáramos un poquito más en ello todos podríamos disfrutar un poquito más de este día.

¿Qué opinas sobre lo mucho que ha cambiado la Santa Faz? ¿La realizas cada año? ¿Lo haces por devoción o simplemente por diversión? Comparte tu experiencia con nosotros, ya que nos interesaría muchísimo saber que pensáis acerca de este acontecimiento.
“La libertad del individuo acaba donde empieza la libertad de los demás” – John Stuart Mill.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *